aysén….

Patagonia sin Represas

Años atrás me llegaron correos y mensajes a través de Internet para apoyar el proyecto Patagonia Sin Represas. La verdad es que en ese tiempo pensé:

“Una noble iniciativa más promocionada en Internet. ¿Qué sería de este mundo si todas estas propuestas llegaran a buen puerto?”.

Por el gran cariño que le tengo a la Patagonia completé el formulario respectivo y apoyé esta “noble iniciativa”. Meses después leí algunos artículos sobre este tema, la gente de la décima región de Chile crea la iniciativa Patagonia Sin Represas como medio para protestar en contra de la ejecución del proyecto HidroAysen, proyecto que pretendía la construcción de algunos proyectos hidroeléctricos en esta zona tan remota…. el tiempo pasó.

No teníamos muy claro que camino íbamos a tomar después de dejar El Bolson. Una de las opciones que teníamos era volver al sur, a Chile, a Coyhaique, al proyecto Mingalegre.  Está claro que nuestro destino final es Ecuador, que Ecuador está al Norte y en ese momento tomar rumbo Sur iba en contra de toda lógica. La escasa información que teníamos de la zona y la compleja logística que representa llegar hasta Coyhaique nos hizo dudar y generó algunos roces, nada de que preocuparse, gajes de las relaciones 😉 …. Hay veces que ser tozudo es bueno, algo me decía que teníamos que llegar a Coyhaique y con todas las dudas y miedos que tenía sobre este destino, le insistí a Domenica que nuestra próxima estación sería la décima región de Chile, y nos fuimos…. Créanme, valió la pena…. 🙂

Después de un largo y complicado viaje llegamos a la Mingalegre. Ahí conocimos a la Paz, a la Kunti y al Martín, estos coleguitas nos recibieron en su proyecto. La Mingalegre, es un colectivo, que busca crear una comunidad basada en los principios de la permacultura. Trabajan mucho con bioconstrucción, siembra orgánica, reciclaje y se proyectan para trabajar con turismo, productos cosméticos orgánicos, hornos de barro, etc. Difunden su experiencia a través de talleres, cursos y programas de voluntariado.

En muchas de las conversaciones de sobremesa que tuvimos con estos panas de Coyhaique ya salió el tema de las represas, de HidroAysen, de la iniciativa Patagonia Sin Represas y de la posición firme de los pobladores de no permitir la construcción de mega proyectos hidroeléctricos en esta zona.
Durante nuestra estadía tuvimos la oportunidad de recorrer algunos lugares de Aysén. El primero en la lista fue nuestro vecino el cerro Mackay, una caminata de unas 5 horas que sale desde Coyhaique y pasa por un bosque encantado hasta la cumbre de este cerro, donde se tiene una vista completa de la ciudad. Desde aquí ya se puede ver una pequeña parte de la gran biodiversidad de este lugar.

Bosque del Mackay
Bosque del Mackay

El Martín nos contó un poco sobre las movilizaciones que se dieron en Coyhaique y en diferentes poblados, en contra de las represas. Movilizaciones que convocaron a más de 3000 personas, número muy importante tomando en cuenta el total de la población de Aysén.
Más al sur de Coyhaique visitamos sitios como Cerro Castillo, un parque nacional con un gran potencial para la escalada, me atrevo a decir que es comparable con Torres del Paine pero mucho menos publicitado y explotado, gracias a esto guarda un ambiente totalmente salvaje con picos de granito vírgenes, ríos de aguas cristalinas, bosques nativos muy viejos con arboles gigaaantes. Toda una experiencia.
Fuimos a Puerto Río Tranquilo, un pueblito que hace honor a su nombre y está ubicado en las orillas del lago General Carrera, desde aquí salen los tours a la Catedral y Capilla de Mármol, una formación de carbonato de calcio que sobresale en medio de lago. No somos muy apegados a tours programados, pero éste es uno que vale la pena hacerlo. Se puede ver la fuerza del agua y cómo con el tiempo a ido erosionando estos gigantescos bloques de mármol.

Parque Nacional Cerro Castillo
Parque Nacional Cerro Castillo

La población de Aysén a pesar del tiempo y de las aguas sigue siendo muy activa y tiene claro su sentir en cuanto a la conservación de su región. Los afiches y las camisetas de Patagonia Sin Represas se siguen viendo por todas partes. Vimos en la ruta algunas gigantografías, de esas que se usan para publicidad empresarial, apoyando la iniciativa de dejar la Patagonia libre de represas. Se siente que la gente está orgullosa de lo que ha conseguido y se mantiene vigilante.
Cuando terminamos nuestro voluntariado en la Mingalegre y nos despedimos de la Kunti, la Paz y el Martín, nos fuimos rumbo a Puerto Mont, avanzando por la parte Norte de la Carretera Austral. Recorrimos fiordos y canales, visitamos parques nacionales y reservas, nos movilizamos jalando dedo y en buses, conocimos mucha gente durante los seis días de recorrido y cerca de 1000Km que nos llevo desde Puerto Chacabuco hasta la ciudad de Puerto Mont que ya pertenece a la novena región. Puerto Chacabuco, Puerto Gaviota, Puerto Cisnes, El Queulat, El Ventisquero Colgante, Puyuhuiapi, Lago Risopatron, La Junta, Barros Arana, Chaiten son algunos de los nombres que se me vienen a la cabeza cuando hago un recuento de este viaje. Sería un sueño recorrer la Carretera Austral en bicicleta, es un sueño pendiente, por lo tanto es un plan pendiente…. por el momento 😉

Puerto Gaviota
Puerto Gaviota

Se siente en su entorno, se siente en sus paisajes, se siente en su gente. Aysén no está dispuesta a dejar que vengan a explotar sus tierras de mala manera, saben de la riqueza natural que les rodea. Quizás el mayor testimonio de todo esto es el documental Aysén Decide, que cuenta la cabalgata de 9 días que se hizo a favor de esta iniciativa desde Cochrane hasta Coyhaique. 9 días donde mas de 100 personas a caballo fueron socializando la propuesta e informando a todos los pobladores sobre los problemas y prejuicios que traerían proyectos como HidroAysen.

Río Ventisquero
Río Ventisquero

Aysén es la Patagonia mas salvaje que he conocido hasta ahora, está llena de glaciares, llena de ríos, llena de bosques, llena de montañas, todo esto cerca del mar…. osea es un coctel de naturaleza muy difícil de asimilar. Ahí me di cuenta que Patagonia Sin Represas no era una “noble iniciativa más como había pensando años atrás. Patagonia Sin Represas ES UNA REALIDAD. A esta iniciativa no se la vendió como un proyecto vanguardista para quedar bien ante el mundo o para traer falsas esperanzas a la gente. La iniciativa Patagonia Sin Represas se presenta como un proyecto firme y concreto. La comunidad está convencida que Aysén no necesita represas, que tiene otras prioridades. Pero sabe también del enriquecedor y tranquilo estilo de vida que llevan, de ahí la frase “El que se apura en la Patagonia, pierde el tiempo”. Ellos tienen lo que necesitan para vivir y quieren vivir con eso.

Como escribí al inicio de esta entrada, valió la pena el viaje. Que lindo fue poder conocer este rincón de nuestra Sudamérica, que enriquecedor haber visto tantos paisajes y lugares hermosos, pero lo mejor de todo haber conocido y compartido con esta gente de lucha, con esta gente de cambio, con la gente de Aysén.

JOse

Anuncios

3 comentarios en “aysén….

  1. Pingback: porqué volver a escribir…. | abriendo huella.... contando historias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s