el otoño del Naranjo….

El título de esta entrada nada tiene que ver con la obra maestra de nuestro querido Gabo, el Otoño del Patriarca. Tiene que ver directamente con lo que hemos vivido estos siete días en la zona de los Picos de Europa.

Ha entrado el otoño y con el un cambio de clima super fuerte. Y esta zona en especial, afectada por todo lo que suceda en el mar Cantábrico, nos ha mostrado lo cambiante que puede llegar a ser…. Desde un día totalmente veraniego con sol y cielo azul, hasta una noche de mucho frío, viento y nieve.

Nada de esto influyó en lo que fue para mi este encuentro tan esperado con el Naranjo. Nervioso yo, como quien va a la cita con la chica perfecta, así me sentía el día de la caminata de acercamiento hasta el refugio Urriellu, que queda en la base misma de la pared. De un momento a otro, cuando me encontraba pensando en cualquier cosa, el Alejo dice: “ahí está…. ese debe de ser el Naranjo”…. Ese momento una corriente fría pasó por mi cuerpo, no serían mas de 2 segundos el regresar a ver, pero en ese tiempo me pasaron mil ideas por la cabeza. Desde el caer en cuenta de donde me encontraba ese momento, hasta el sentir que un ciclo de mi vida se estaba cerrando. Era el momento de poner el punto final a esta historia que llevaba mas de 5 años siendo contada. Y nos vimos a lo lejos y nos reconocimos. El Naranjo y yo, seguro los doss de que pronto erstaríamos frente a frente. Fue ahí, en ese mismo instante, donde se puso el punto final de esta larga historia, fue el momento de poner “Y vivieron felices para siempre”. Era la frase indicada para describir la felicidad que estaba viviendo ese momento.

Fue cuestión de caminar una hora y media mas para estar a sus pies. Pero este ya era el inicio de una nueva historia. Como más o menos decía el  Jesus, de la peli “Que tan lejos”, uno debería tener claro donde poner el punto final a cada historia, para procurar que todos sean finales felices.

Todo esto sucedía el día Lunes, ya para el Martes, instalados en el refugio Vega de Urriellu, las cosas se pusieron mal. Amaneció muy nublado y la meteo proponía mucha lluvía…. y así fue, todo el día encerrados en el refugio, jugando cartas, conversando, leyendo, escribiendo…. en pocas matando el tiempo, para que éste no haga lo propio con uno. Y para colmo en la noche empieza a nevar y las ilusiones de subir el Naranjo son mínimas. Ahí es cuando la cabeza empieza a presionar al corazón con la frase “Qué hacemos aquí???”…. Pues nada a dormir y esperar.

El miércoles las cosas cambian, amanece con mucha nive por todas partes, pero con un cielo totalmente despejado, el panorama cambia, las ilusiones vuelven, ahí es cuando el corazón le dice a la cabeza “Te lo dije…. hay que salir ahooora!!!” Y es lo que hacemos, desayunar, organizar el equipo y salimos a por todo. Vamos a probar la directa de los Martinez. Un acercamiento muy complicado tipo invernal, con mucha nieve suelta, roca muy mojada y nosotros con zapatos para una caminata tipo Sangay en epoca seca…. osea mal plan. La sufrimos mucho pero logramos llegar a pie de vía. No tenemos muy claro por donde va la cosa, sopla mucho viento y tengo la inocente idéa de que el sol secará todo en unos 30 minútos más, que ingenuo me porté.

Estamos en la base de la carta sur del Naranjo los ecuatorianos y una cordada española. Los españoles no ven nada clara la cosa y deciden abandonar su intento…. resultando final: los ecuatorianos se quedan solos ante un Naranjo invernal. Bueno que le vamos hacer, a lo que vinimos, a escalar. Vemos a lo lejos en la pared algo parecido a una estación, que sería el final del primer largo y nos metemos por ahí. Vamos en dos cordadas, Alejo y Carlitos es una…. Johnny y yo la otra cordada…. la cordada que entrará primero a la pared. Punteo el primer largo, un largo de cuerda bastante exigente y aereo, el viento no ayuda y el sol no calienta, no siento las manos y los piés duelenb mucho por el frio, pero de susto en susto logro llegar a la estación y con esto el final del primer largo. Según la info que tenemos de la vía este debería ser el largo mas complicad. y lo tenemos resuelto. Bueno ahora Johnny tiene que llegar hasta donde estoy yo, para poder asegurarme en el segundo largo. El tema con Johnny es que viene con un problema en el hombro izquierdo que no le permite escalar con tranquillidad, lo que completa el cuadro del día. Como sea Jhonny llega hasta la estación, y cuando digo como sea es que así lo hizo. Bueno ya seguros los dos en la primera estación, a por el segundo largo, supuestamente la cosa se debería poner mas “fácil”, pero veo hacia arriba y no veo nada pero nada claro, la vía se va complicando mas, tengo una placa lavada donde no se ve donde poner un seguro. Inicio el segundo largo y el sol empieza hacer su trabajo, calentar el ambiente. Para esto Carlitos y Alejo, prueban entrar en la pared a la izquierda de donde nos encontramos con Johnny, por una zona “menos complicada”.

Para mi el segundo largo es un verdadero calvario, sufro mucho para progresar y mucho mas para encontrar sitios donde colocar seguros. Uno vez mas, como sea logro llegar a un puente de roca donde me siento seguro y me puedo relajar, veo hacia abajo y veo que no he subido mas de 5 metros de este segundo largo. El sol sige calentando todo…. y toda la nieve de la pared se empieza a convertir en agua. Ahora nos encontramos en medio de chorros y chorros de agua. Ahora si el panorama es claro…. la cosa no va. Es el momento donde el cerebro le dice al corazón “Basta de sentimentalismos…. nos vamos pa’bajo”…. Y así fue, regresamos al refugio del refugio.

Ya en el refugio, pasar el tiempo, descanzar. Tratar de enfriar la cabeza y consolar al corazón…. cenar y dormir con mil ideas y muchos sentimientos encontrados.

Jueves, el cielo brilla, cero viento, cero nieve, cero nubes. Pero tengo muchas ideas encontradas, el eterno dilema del angel y el demónio, cada uno tirando para su lado. Esta vez cabeza y corazón empujan juntos…. a lo que vinimos…. a escalar. Desayunar, organizar el equipo y a la pared. Ese cambio de clima no será el único milagro del día. En la base de la pared, así de la nada, nos encontramos con Miguel, un pana escalador que nos da las indicaciones exactas de por donde va la vía. En efecto, el día anterior estabamos muy perdidos. Ahora si encaminados y con las indicaciones exactas, a disfrutar de la vía, los cerca de 400 metros de pared. un día espectacular. Progresar, buena roca, buenos seguros, buenos amigos, subir y subir. A eso de las 15:30 de la tarde, del 27 de septiembre llegaba a la cumbre del Naranjo después de mas de 5 horas de escalada. Un sueño cumplido, una sonrisa que no se podrá borrar jamás. Es el momento en el cual el cerebro y el corazón se abrazan. Es donde pongo el punto final a esta historia…. “Y viví feliz para siempre”

JOse

PD: el descenso de la pared y la continuación del viaje, fotos y demás vendrán en próximas entradas.

Anuncios

2 comentarios en “el otoño del Naranjo….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s