caprichos….

No es la primera vez que hago esta analogía, entre las montañas y las mujeres, pero en lo personal yo veo que se parecen mucho. Tienen un no se que, que nos atrae, caprichosas como cualquier mujer (en el buen sentido de la palabra…. ojo), unas formas únicas, unas siluetas que nos vuelven locos y sobre todo uno se acerca a ellas pensando que las puede conquistar y es uno el que termina conquistado por ellas.

Bueno la Santa Cruz no fue la excepción, la Santa Cruz es una montaña que desde que las vez se ve enorrrrme y sientes una atracción muy difícil de explicar, es así como nos fue envolviendo con su magia y fuimos sin pensarlo dos vez hacia ella.

El día de acercamiento al campamento base, se fue mostrando de a poco, una nube cubría casi las tres cuartas partes de la montaña, como quien quiere dejar mucho a la imaginación. Esa tarde nos instalamos en el campamento base, ubicado en un sitio hermoso a unos 4400 msnm. El plan era el siguiente: hacer dos porteos, un con equipo y otro con comida hasta la base del glaciar y desde ahí ir trabajando la ruta de acceso a la cumbre.

Dicho y hecho el día sábado salimos muy animados y muy cargados hasta la base del glaciar con todo el equipo de montaña a cuestas, casi 4 horas después y luego de lidiar con una morrena gigantesca estábamos haciendo nuestra primer deposito de material en la base del glaciar. La Santa Cruz ese día casi que no se dejó ver, con nubes super densas cubriendola y con viento muy fuertes en la cumbre.

Pero los caprichos de las montañas son así, y hay que saber entenderlos y respetarlos. Cuando emprendíamos el camino de regreso al campamento base inició una nevada que duraría 3 días seguidos, si amigos 3 días donde lo único que vimos de la Santa Cruz fue el manto que la cubría. Ante eso lo único que uno puede hacer es esperar, esperar con paciencia, con meditación, escuchando música, parame la mano, que personaje soy, adivina la canción, crea tu canción, comiendo y durmiendo….

Al final de cuentas 3 días de mal clima no solo que ponían a prueba  nuestra paciencia sino que ponía fin a cualquier intento de cumbre, así son las montañas y así las queremos.

El día martes cuando el clima se estabilizó y el cielo azul volvió a salir aprovechamos para subir una montaña cercana al la Santa Cruz, al parecer según los mapas se llama el Caihuallum, montaña de 5300 msnm, muy parecido al Iliniza Sur, que nos hizo trabajar bastante y que al llegar a la cumbre nos entregó un paisaje único, muy agradecidos regresamos muy cansados y contentos hasta el campamento base pasadas las 21:00 horas.

El miércoles fue nuestra despedida de la Santa Cruz y de las montañas que lo rodean. Todas ellas se mostraron en todo su esplendor, como invitándonos a volver y así lo haremos, no se cuando pero ya es un check pendiente en mi vida.

Ahora me encuentro en Huaraz, arreglando todo el equipo, organizando algunas cosas antes de regresar a casa.  Me despido de este enorme país, de estas enormes montañas, esperando regresar mas temprano que tarde.

Uno nunca sabe por donde lo llevaran los caminos de la vida, pero como dicen por ahí uno siempre termina llegando a donde lo esperan

SAludos

JOse

Anuncios

Un comentario en “caprichos….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s